Isaías y el reloj

Tic, tac, tic, tac, tic, tac…

Las agujas del reloj despertador no dejaban dormir a Isaías. El quería concentrarse en un pensamiento que lo condujera directamente al sueño, pero no podía.

Cerraba los ojos, respiraba hondo y se imaginaba caminando junto con sus papás por la playa. La brisa era suave, la arena estaba calentita y las olas formaban una espuma brillante como los rayos del sol.

Cuando parecía que iba a soñar con ese paisaje maravilloso, volvía a escuchar el insoportable tic, tac, tic, tac, tic, tac…

– ¡Este reloj no me va a ganar! –se dijo.

Isaías se levantó de la cama decidido a taparlo con algo. Tomó la frazada, pero en seguida se arrepintió.

– No es buena idea. Voy a tener frío.

Entonces, tomó la sábana y comenzó a enrollarla para envolver bien al reloj, pero también se arrepintió. Recordó que la frazada en contacto con la piel le causaba picazón.

Lo mejor era taparlo con la almohada. Total, no siempre la usaba para dormir.

Isaías estaba preocupado. Al otro día, tenía clases y la maestra de matemáticas podía tomar prueba sorpresa.

– No puedo ir dormido a la escuela –pensó.

Tic, tac, tic, tac, tic, tac…

El reloj parecía burlarse de Isaías. Sonreía. Eran las 10.10 de la noche.

– ¡Ahora te vas a callar!

Isaías dobló la almohada formando un techo triangular sobre el reloj y lo tapó. Se frotó las manos conforme con su decisión y regresó a la cama. Acomodó la sábana blanca con dibujos de animales, extendió la frazada verde y azul y se acostó.

– Ahora sí, a dormir que mañana tengo que estar bien atento –se dijo, y practicó por última vez la tabla del 9.

Volvió a cerrar los ojos y se imaginó jugando al fútbol en el club. Era una gran jugada: Isaías llevaba la pelota pegada a su pie derecho, gambeteaba a tres rivales y definía picándola por encima del arquero.

“¡Golazo de vaselina!” -exclamaba su relator favorito.

Esa misma jugada la había ensayado el día anterior, pero en lugar de tres rivales, superó solo a uno y, cuando picó la pelota, el arquero la atrapó con una mano y se burló de Isaías:

– ¿Qué pasa, nene? ¿Te querés hacer el canchero y no te sale?

¡Qué bronca le agarró!

En cambio, en el sueño, el arquero saltaba pero no llegaba a la pelota, que terminaba inflando la red y provocando el festejo de todo el equipo.

Isaías estaba durmiéndose con una mueca de satisfacción cuando en sus oídos se coló de nuevo el tic, tac, tic, tac, tic, tac…

Cuando entró en razón, no lo podía creer.

– ¡¿Tiene volumen este reloj?! –se preguntó furioso.

Intentó ignorarlo y volver a su sueño feliz, pero no había caso. Cambió de posición en la cama, fijó la mirada en el techo para no pensar en el reloj, luego se tapó hasta la cabeza para estar bien a oscuras, pero el ruido entraba por los oídos, no por los ojos.

¡Tic, tac, tic, tac, tic, tac!

Isaías pensó en una solución drástica. Sintió ganas de romper el reloj, pero lo tenía desde chiquito y, aunque no era una mascota, le había tomado cariño. Además, entendió que si lo hacía, su mamá lo retaría y con toda la razón.

¿Qué le iba a decir? ¿Qué lo había roto porque subía el volumen de sus campanillas cuando él lo tapaba? ¿Qué el reloj no lo quería dejar dormir? Podía ser cierto, pero no sonaba creíble.

También se le ocurrió llevarlo al living, ¿pero si despertaba a su perro Leopoldo? “Polito”, como él lo llamaba, podría asustarse con el tictac y ladrar hasta despertar a toda la familia.

¿Cómo explicaría la presencia del despertador en el living? No había forma…

– ¡Esto no tiene solución! –se lamentó.

Isaías se levantó otra vez de la cama, quitó la almohada de encima del reloj y lo miró fijo por unos segundos, casi resignado.

– ¡Lo único que quiero es dormir, amiguito! –le dijo en tono de súplica.

Lo observó un rato más y, entonces, comprendió que algo andaba mal. Eran las agujas. Ya no marcaban las 10.10. Ahora indicaban las 8.20. Habían retrocedido. No tenía sentido…

– Estás triste, relojito.

Lo tomó con sus manos, acarició las campanillas rojas y le susurró:

– Voy a sacarte las pilas así vos también podés descansar. Mañana, seguramente, me despertará mamá.

Después de sacar las pilas con cuidado y guardarlas en el cajón de la mesita de luz, acomodó la almohada en la cama y se acurrucó con el reloj a su lado.

– Que duermas bien, Isaías –escuchó, y al fin se durmió.

Compartir este sitio en
2018-01-23T22:28:21+00:00

29 Comments

  1. Simón abril 1, 2017 at 2:22 am - Responder

    Buenísimos todos los cuentos!!! Gracias x compartilos

  2. gaby abril 10, 2017 at 12:39 pm - Responder

    hermosos!!!! gracias por compartirlos…

  3. Maria abril 25, 2017 at 5:00 pm - Responder

    Hermoso!! Genial la página!!

  4. Victor abril 26, 2017 at 11:05 am - Responder

    Recien vi la nota por TV, entré en el sitio para conocerlo. Buenisimo!!! Lo compartiré con mi hija, seguramente lo disfrutará igual que yo.

  5. Valeria abril 27, 2017 at 1:32 am - Responder

    Hermoso llego a casa y le muestro a mis hijos los cuentos ,genial !!

  6. Georgina mayo 1, 2017 at 2:08 am - Responder

    Qué lindo!!! Gracias por compartirlo.

  7. Rosa mayo 1, 2017 at 2:24 am - Responder

    Hermoso el cuento lo escuche con mi hijo y le gustó y se reía.

  8. Mia mayo 18, 2017 at 11:33 pm - Responder

    Bello cuento

  9. Jaime Baptista mayo 21, 2017 at 11:32 am - Responder

    En una noche de preocupación disfrute los cuentos. Bellos! Lo compartiré con mi sobrino, quiero explorar el audio. Si interesa mi opinión me gustaron todos, pero Isaias y Jacinto un poco más. Jaime, 56 años, Potosí, Bolivia

    • Cuentosxcontar mayo 23, 2017 at 6:52 pm - Responder

      Hola Jaime. Muchas gracias por leer los cuentos, por compartirlos y por darnos tu opinión. “Isaías…” parece ser el preferido de la mayoría. Te recomendamos explorar los audios. ¡Se disfrutan mucho! Saludos

  10. Teo junio 23, 2017 at 11:36 am - Responder

    Buenísimo los cuentos y gracias por compartir. 😊

  11. juan carlos julio 3, 2017 at 6:53 pm - Responder

    muy bonita la pagina y se agradece el compartirla!!!!!!!!!

  12. Marina noelia julio 17, 2017 at 11:42 am - Responder

    Buenisimo!!!lo vi en la tele y entre enseguida y esta muy bueno-hoy arrancamos a escuchar los cuento…son solo cinco?

    • Cuentosxcontar julio 17, 2017 at 3:24 pm - Responder

      ¡Hola Marina! ¡Qué bueno que te haya gustado el sitio! Está hecho a pulmón.
      Sí, por ahora son solo cinco cuentos. Escribirlos, editarlos, grabar los audios y ambientarlos implica muchas horas de concentración y trabajo por fuera de nuestras obligaciones habituales. El sitio seguirá creciendo y contagiando el placer de leer, escuchar y escribir. Esa es la meta.

  13. agostina agosto 8, 2017 at 8:52 pm - Responder

    a mi me sirbio par mi sobrina grascias

  14. Hugo agosto 10, 2017 at 12:47 am - Responder

    Muy buenos los cuentos..

  15. GIANFRANCO octubre 13, 2017 at 5:16 pm - Responder

    tan comovedorrrrrrr

  16. Norma octubre 23, 2017 at 2:58 am - Responder

    Muy bonitos!! Mi nena se acaba de quedar dormida con Isaías, ojalá puedan subir más. Gracias!!

  17. julieta diciembre 6, 2017 at 8:29 pm - Responder

    a mi nene le gustó mucho lo mira todos los días

  18. Florencia diciembre 22, 2017 at 1:12 am - Responder

    Hermoso es la tercera ves q se lo leo a mi hija le encanta

  19. José Luis Morales marzo 2, 2018 at 9:24 pm - Responder

    Qué lindo leer y escuchar éstos cuentos y compartirlos con nuestros hijos…

  20. brisa marzo 31, 2018 at 12:37 am - Responder

    las historias son geniales

  21. Celina abril 18, 2018 at 5:08 pm - Responder

    Mira tengo un bebé de un año y ocho mese y buscaba q leerle por Internet y justo me.dio está página.está muy buena. Yo elegí leerle yo por q se acelera con la música y los audios y quiero q se duerma pero ya los vamos a escuchar

  22. Leonardo y yamis abril 25, 2018 at 1:02 am - Responder

    Buenísimo para leerlo en pareja para que los chicos duerman!! 😍😍

  23. Handerson delgadi mayo 6, 2018 at 1:01 am - Responder

    Muy lindo, Mi hijo también quedó profundo y le ha encantado,gracias

  24. Julieta junio 26, 2018 at 6:52 pm - Responder

    Gracias por tomarse el tiempo en escribirlos, los comparto con mi hija, hoy empezamos a leerlos, luego escucharemos los audios.
    Gracias!!! Muy bueno

  25. Santino junio 29, 2018 at 12:12 am - Responder

    Muy lindos los cuento , te atrapan con los sonidos y la manera de contar 😁

Dejá tu comentario

Simple Share Buttons
error: Contenido protegido